Home > Pueblos de Peñacerrada-Urizaharra > Peñacerrada-Urizaharra

Peñacerrada-Urizaharra

Peñacerrada-Urizaharra compone, junto con sus pueblos Baroja-Zumento, Faido, Loza, Montoria y Payueta, uno de los seis ayuntamientos de la Montaña Alavesa. Está situada en la ladera de la Sierra de Toloño y en la subida al Puerto de Herrera en dirección a la Rioja.

Según algunos historiadores, su historia se remonta al siglo VIII, cuando sus primeros moradores se instalaron en el término de Urizaharra. En la Edad Media, en lo más alto estaba el castillo. En el año 1200 el rey castellano Alfonso VIII le concedió los Fueros. En el siglo XIII sus habitantes transladaron el poblado junto a los caminos que se dirigían a la Rioja desde Álava-Condado de Treviño y desde Castilla hacia Navarra. Levantando murallas para su protección, la denominaron Peñacerrada-Urizaharra. A lo largo de los siglos su posesión fue muy disputada, tanto por los reyes de Navarra como por los de Castilla, pasando a pertenecer a ambos reinos en diferentes siglos. Siendo navarra durante el reinado de Carlos II, éste la mando fortificar con nuevas murallas, foso, baluarte y barbacana. El día 15 de Noviembre de 1377, Don Enrique II de Castilla se la cedió a su repostero mayor Don Diego Gómez Sarmientos, primer conde de Salinas, pasando después a sus herederos los Duques de Hijar. Durante la primera Guerra Carlista, en los alrededores de la villa se libraron batallas que dejaron su caserío muy dañado. En el lado Sur quedan restos de la muralla y la puerta medieval de arco apuntado, con el matacán de defensa en la parte alta y dos grandes cubos a los lados.

Han sido varios los hijos ilustres de la villa: Don Diego Lorenzo Prestamero y Sodupe (1733), profesor y afamado buscador de lápidas, ornas y monedas romanas. Don Jacinto Martínez y Saez (1832), obispo de la Habana y asistente al solio pontificio de Pío IX. Don Francisco Martínez de Bujo, mariscal de campo y gobernador de Monterrey. Don Antonio Vélez de Medrano, gobernador de Newport.

Su casco medieval conserva algunas casas con escudos de armas en la fachada y puertas de arco de medio punto. En medio de las dos plazas con las que cuenta la villa se encuentra la iglesia dedicada a la Asunción de Nuestra Señora. En la plaza del lado Norte está una bonita fuente de cuatro caños con cuatro pilas circulares, el ayuntamiento y el parque infantil. En la plaza del lado Sur se halla el centro médico y la casa cural. A lo largo de los años ha visto expandirse su caserio más allá de las murallas. También tiene frontón cubierto, polideportivo y centro social. Por debajo del puente de la Magdalena corren las aguas del arroyo, que cruzan el molino harinero (año 1778) situado junto a la panadería. En lo alto del puerto de Herrera hay una zona de esparcimiento con mesas, bancos, asadores y fuente.

Otra información de interés

Imágenes:

Leader + Gobierno Vasco Europa